Carlini

Base Dr. Alejandro Carlini Antartida ArgentinaLa recientemente renombrada base Alejandro Carlini es sin dudas el máximo exponente argentino de ciencia en la Antártida. Se encuentra en una de las zonas con mayor actividad y diversidad biológica de la Antártida Argentina y cuenta con un importante laboratorio, un cine y equipos para buceo. Recostada sobre las costas de la Isla 25 de Mayo, se encuentra rodeada de bases de distintos países.

 

País: Argentina

Ubicación: 62º 14’ Lat. S y 58º 40’ Long. W

Temperatura promedio: -5

Esta estación esta ubicada en la costa sur de Caleta Potter, sobre la bahía Guardia Nacional, en la región sudoccidental de la isla 25 de Mayo, donde conviven más de 10 bases de distintos países.

Aunque es quizá la menos conocida del continente, paradójicamente, es donde se desarrollan la mayor cantidad de investigaciones científicas. Las hay de todo tipo: mareografía, sismografía y glaciología entre otras; predominando las temáticas biológicas y ecológicas.

Base Jubany Antártida

Su gran actividad científica se debe a que el área donde está ubicada es uno de los ambientes marinos de mayor diversidad y productividad. Se trata de un entorno súmamene rico para para el estudio de especies antárticas.

La base posee laboratorios, botes y acuarios con modernos equipamientos para el desarrollo científico.

Aunque la mayor cantidad de proyectos de investigación se desarrollan en el verano, muchas actividades tienen continuidad durante todo el año. Algunas de ellas se realizan en conjunto con otras naciones, principalmente con Alemania e Italia.

Desde 1994, en la base funciona el laboratorio Dallman, un centro de investigación internacional administrado en forma conjunta por el Instituto Alfred Wegener de Alemania y el Instituto Antártico Argentino.

Un poco de historia

Desde Noviembre de 1953 existe presencia argentina en la Caleta Potter. En ese momento se estableció un refugio de apoyo aeronaval que se denominó Estación Aeronaval Caleta Potter. En la campaña de verano de 1955, cuando se inauguraron las nuevas instalaciones, se le cambió el nombre por el de Teniente José Jubany, en honor a un aviador que murió dando servicio en la zona el 14 de septiembre de 1948. Finalmente, en 2012, fue renombrada en conmemoración al investigador argentino Alejandro Carlini.

En 1982 la base fue cedida a la Dirección Nacional del Antártico, que es el organismo que la administra desde entonces.

Buceo

Buceo en la Antartida

La base Carlini es la única  del país en la que se realizan actividades de buceo.
Dos buzos, con todo su cuerpo protegido por trajes especiales, se sumergen en las gélidas aguas antárticas para estudiar la vida marina del estrecho de Bransfield. Nadar entre los hielos permite acercarse a algunas de las especies más primitivas e impresionantes del mundo animal.

Para bucear allí hay que tomar ciertos recaudos y precauciones. Antes de sumergirse es necesario reconocer el sector, medir el espesor del hielo y delimitar el área de seguridad del lugar donde se va a efectuar el buceo.

El agujero de ingreso para el buzo tiene que ser de forma triangular, colocando bordes de madera a modo de apoyo. Sobre él, se ubica una carpa estructural para el equipo de radio y, como medida de precaución, se orienta una moto de nieve en dirección al Centro de Medicina en caso que sea necesario realizar una evacuación.

El primer cine antártico

No todo es ciencia allí. La base es desde el 2005 la sede de la sala de cine más austral del mundo.

La Sala del Bicentenario abrió sus puertas el 11 de abril del 2005 con la proyección de la película “Luna de Avellaneda”, y desde entonces se ha convertido en un auténtico cine de barrio.

Las 53 butacas de la sala se encuentran abiertas para todos los miembros de las 10 bases de distintos países que se encuentran en la isla y su programación se compone no sólo de películas argentinas sino también de las producciones que acercan los otros países desde sus bases.