Marambio

Única estación argentina en la Ántártida con pista de aterrizaje, la base Marambio se ha constituido a lo largo de los años en un pilar fundamental de la actividad antártica argentina. A lo largo del año recibe vuelos de aviones Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina  desde el continente.

MISIÓN

La Fuerza Aérea Argentina en cumplimiento de políticas e intereses nacionales en el Sector Antártico Argentino, mantiene con inquebrantable vocación de servicio la capacidad operativa de volar en y hacia el Continente Blanco.

La misión de la Fuerza Aérea Argentina en la Antártida Argentina es alcanzar y mantener la capacidad logística que permita brindar apoyo a las actividades de investigación científica de institutos nacionales, extranjeros e internacionales, que se realicen en el Continente Antártico.

UBICACIÓN GEOGRÁFICA

La isla Marambio (ex Seymour) está emplazada sobre el mar de Weddell en los 64ºS y 56ºW, en una meseta a 200 metros sobre el nivel del mar, que tiene aproximadamente alrededor de 14 kilómetros de longitud por 8 kilómetros de ancho, a una distancia de 3600 kilómetros de Buenos Aires y 2800 kilómetros del Polo Sur (en línea recta imaginaria).

CLIMA

Las temperaturas reales promedio en verano oscilan entre 1 y 2ºC bajo cero y entre 20 y 22ºC bajo cero durante el invierno.

Las mismas al asociarse con los fuertes vientos predominantes, producen una muy baja sensación térmica que puede pasar los 60ºC bajo cero (-60ºC).

IMPORTANCIA

La importancia de la Base Marambio radica en que es el punto de apoyo argentino del que a través del modo aéreo, está capacitada para brindar a la comunidad antártica nacional e internacional durante todo el año las operaciones de apoyo a la ciencia, búsqueda y rescate, traslado de personal y cargas, lanzamiento de cargas y evacuación sanitaria.

Es el único aeródromo operado por argentinos, que permite la operación de aviones de gran porte durante todo el año, venciendo la incomunicación que existía entre la Antártida y el continente.

OPERACIÓN AÉREA

La actividad aérea sucede durante todo el año, entre el continente y la Base Marambio, con aviones Hércules C-130. Entre bases antárticas y Marambio se realizan vuelos con el DHC-6 Twin Otter.

Durante la Campaña de Verano, se realizan vuelos con helicópteros Bell 212 entre campamentos científicos, bases, el rompehielos Almirante Irízar y Marambio.

El aeródromo posee una pista de tierra compactada (permafrost) con rumbo 05/23 de 1200 metros de longitud por 40 metros de ancho.

Las ayudas a la navegación comprenden los sistemas VOR, DME, NDB, radiobalizas y radiofaro. La pista cuenta con balizamiento electrónico y flashing.

Los servicios del aeródromo son los de Sanidad, Contraincendio, Terminal de Pasajeros y Cargas. El apoyo se brinda a través de un equipo Howard 115v GTC 28v y la provisión de aerocombustible JP-1.

CARACTERÍSTICAS DE LA BASE

Se cuenta con material vial para el mantenimiento de la pista y los caminos linderos. El taller de mantenimiento general se encarga de mantener al día todas las demás instalaciones.

La usina tienen capacidad instalada de hasta 1000kW.

La base cuenta con sobrada capacidad para almacenamiento de combustible y aerocombustible (JP-1).

El hangar puede alojar cómodamente una aeronave DHC-6 Twin Otter o hasta 2 helicópteros (Bell 212).

Las comunicaciones hacia el continente y el mundo se da a través de la Estación Terrena Satelital, que soporta telefonía, fax, módem, TV e Internet.

La radio es el medio de comunicación más importante entre bases y dentro de la base misma. Se cuenta con bandas HF, Vox/Datos, VHF-AM (aeronáutico) y UHF-FM (terrestre).

Se dispone también de un servicio de Teleconferencia y de cobertura para telefonía celular (CTIMóvil y Movistar).

Las actividades meteorológicas se desarrollan en el Centro Meteorológico Antártico Vicecomodoro Marambio. Se llevan a cabo pronósticos (marítimos, aéreos y públicos), se opera la estación sinóptica de superficie y altitud, la estación de medición de ozono atmosférico en superficie y altitud, entre otras tareas.

PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

La protección del medio ambiente es fundamental en Marambio. La clasificación de residuos para su evacuación fuera de la antártida es tarea cotidiana. Existe una planta de tratamiento cloacal. El manejo de combustibles se realiza bajo estrictas normas para evitar derrames y priorizando el cuidado del terreno.

“Contribuir a la protección y preservación del ambiente mediante la reducción del riesgo de daño ambiental, la conservación de los recursos naturales o culturales, la seguridad y salud ocupacional, la adopción de estándares reconocidos y el cumplimiento de la legislación vigente, en todo el ámbito de la Fuerza Aérea”

El Protocolo de Madrid, que depende del Tratado Antártico, refiere a la protección del medio ambiente, y que fue desarrollado en la XI Reunión Consultiva Especial de Viña del Mar y Madrid entre los años 1990/1991 establece que: “Las partes se comprometen a la protección del medio ambiente antártico y a los ecosistemas dependientes y asociados; mediante el presente protocolo designan a la Antártica como Reserva Natural consagrada a la paz y la ciencia”.

Por lo expuesto y constituyendo un compromiso internacional asumido por la Argentina, el personal de la Dotación conoce los alcances de la misma para la preservación del medio ambiente.

El manejo de residuos, generados por las diversas actividades humanas, puede ocasionar impacto ambiental de no tratarse de manera apropiada su disposición final.

Los residuos comprendidos son los afluentes, restos de alimentos, de construcción, vehicular, mantenimiento, abastecimiento, científicas, etc.

El Programa Antártico Argentino clasifica los residuos en 6 grupos:

GRUPO 1 – Desechos biodegradables (restos de comida, papeles, madera, trapos limpios, etc.) Se evacuan al continente o se incineran.
GRUPO 2 – Desechos no biodegradables (plásticos, envases o envoltorios metálicos, cauchos, esponjas, materiales sintéticos y cenizas del Grupo 1. Se evacuan al continente.
GRUPO 3 – Desechos peligrosos según Ley 24.051 (combustibles, reactivos, aceites, grasas, pinturas, reveladores, elementos contaminados con desechos peligrosos (papel, trapos, maderas, etc.), pilas, baterías, etc. Se evacuan al continente.
GRUPO 4 – Desechos inertes como vidrios, latas, estructuras metálicas, chapas, tambores vacíos, restos de hormigón, ladrillos, etc. Se evacuan al continente.
GRUPO 5 – Aguas residuales y residuos líquidos domésticos. Se pueden eliminar al mar, siempre que respeten la normativa establecida por el Tratado de Madrid, o ser tratados en plantas de tratamiento.
GRUPO 6 – Desechos de materiales radioactivos (según Ley 25.279), derivados de actividades científicas que estén autorizadas por la autoridad nuclear y la DNA (Dirección Nacional del Antártico). Solo serán manipulados por personal científico.

HISTORIA ANTÁRTICA

De las recomendaciones de los Congresos Internacionales de Geografia (1895/1899) se impulsa a la ciencia mundial en todos sus campos a la exploración y conocimiento de la Antártida.

Se organiza una expedición con el buque Antarctic, capitaneado por Carl Anton Larsen y dirigida por el Dr. Otto Nordenskjöld que a su paso por Buenos Aires integran a la dotación al alférez José María Sobral, el primer antártico argentino.

Los expedicionarios construyen y se alojan en una pequeña casa en la isla Cerro Nevado (Snow Hill), a sólo 22 kilómetros de la Base Marambio.

Debían invernar durante 1902 y luego retirados por el Antarctic, cosa que no sucedió ya que este fue atrapado por los hielos para ser luego destruída y hundida, naufragando toda la tripulación con ínfimos elementos de supervivencia, quedando a la deriva en la isla Paulet y en la bahía Esperanza.

La falta de noticias de la expedición llamaron la atención de autoridades argentinas que dispusieron la partida de la corbeta Uruguay, al mando del teniente de navío Julián Irízar, logrando ponerse en contacto con la expedición perdida al sur de Marambio, rescatándolos en una hazaña sin precedentes.

HISTORIA DE MARAMBIO

La Base Marambio fue fundada el 29 de Octubre de 1969 y debe su nombre al piloto de la Fuerza Aérea Argentina, Gustavo Argentino Marambio, que fuera uno de los pioneros en volar en el Sector Antártico Argentino.

El 29 de Octubre aterrizó un avión Fokker F-27 (matrícula TC-77), llevando a bordo al Ministro de Defensa, al Jefe de Estado Mayor General de las FFAA y a otra autoridades, que luego inauguraron la pista.

Antes de esta fecha, durante el invierno de 1969 y procedentes de la Base Aérea Matienzo, un puñado de hombres arribó a la zona de la isla Vicecomodoro Marambio y emprendieron la construcción de la pista de aterrizaje con sus picos y palas.

Estos pioneros conformaban la “Patrulla Soberanía”, siendo fundadores de la Base Aérea VIcecomodoro Marambio, comandados por el Jefe del Grupo Aéreo de Tareas Antárticas (GATA), el vicecomodoro Mario Luis Olezza.

Ellos dieron el puntapié inicial y las dotaciones siguientes continuaron con el mismo esfuerzo y dedicación el mejoramiento y construcción de la base que hoy existe.

El Museo Patrulla Soberanía funciona dentro de la base, pudiendo interiorizarse de los inicios, hechos significativos y eventos relacionados con la base.

Fuente: Fundación Marambio